viernes, 11 de abril de 2014

VIA CRUCIS meditado


O en su lugar:
En el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Oración inicial
Nosotros, cristianos, somos conscientes de que el vía crucis del Hijo de Dios no fue simplemente el camino hacia el lugar del suplicio. Creemos que cada paso del Condenado, cada gesto o palabra suya, así como lo que vieron e hicieron todos aquellos que tomaron parte en este drama, nos hablan continuamente. En su pasión y en su muerte, Cristo nos revela también la verdad sobre Dios y sobre el hombre.
Hoy queremos reflexionar con particular intensidad sobre el contenido de aquellos acontecimientos, para que nos hablen con renovado vigor a la mente y al corazón, y sean así origen de la gracia de una auténtica participación. Participar significa tener parte. Y ¿qué quiere decir tener parte en la cruz de Cristo? Quiere decir experimentar en el Espíritu Santo el amor que esconde tras de sí la cruz de Cristo. Quiere decir reconocer, a la luz de este amor, la propia cruz. Quiere decir cargarla sobre la propia espalda y, movidos cada vez más por este amor, caminar… Caminar a través de la vida, imitando a Aquel que «soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios» (Hb 12,2).

Pausa de silencio

Oremos: Señor Jesucristo, colma nuestros corazones con la luz de tu Espíritu Santo, para que, siguiéndote en tu último camino, sepamos cuál es el precio de nuestra redención y seamos dignos de participar en los frutos de tu pasión, muerte y resurrección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. [Juan Pablo II]

Estacion1_Jesus_condenado_a_muerte

Primera Estación
JESÚS ES CONDENADO A MUERTE
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
«Reo es de muerte», dijeron de Jesús los miembros del Sanedrín, y, como no podían ejecutar a nadie, lo llevaron de la casa de Caifás al Pretorio. Pilato no encontraba razones para condenar a Jesús, e incluso trató de liberarlo, pero, ante la presión amenazante del pueblo instigado por sus jefes: «¡Crucifícalo, crucifícalo!», «Si sueltas a ése, no eres amigo del César», pronunció la sentencia que le reclamaban y les entregó a Jesús, después de azotarlo, para que fuera crucificado.
San Juan el evangelista nos dice que, pocas horas después, junto a la cruz de Jesús estaba María su madre. Y hemos de suponer que también estuvo muy cerca de su Hijo a lo largo de todo el Vía crucis.
Cuántos temas para la reflexión nos ofrecen los padecimientos soportados por Jesús desde el Huerto de los Olivos hasta su condena a muerte: abandono de los suyos, negación de Pedro, flagelación, corona de espinas, vejaciones y desprecios sin medida. Y todo por amor a nosotros, por nuestra conversión y salvación.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
jesus415

Segunda Estación
JESÚS CARGA CON LA CRUZ
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Condenado muerte, Jesús quedó en manos de los soldados del procurador, que lo llevaron consigo al pretorio y, reunida la tropa, hicieron mofa de él. Llegada la hora, le quitaron el manto de púrpura con que lo habían vestido para la burla, le pusieron de nuevo sus ropas, le cargaron la cruz en que había de morir y salieron camino del Calvario para allí crucificarlo.
El peso de la cruz es excesivo para las mermadas fuerzas de Jesús, convertido en espectáculo de la chusma y de sus enemigos. No obstante, se abraza a su patíbulo deseoso de cumplir hasta el final la voluntad del Padre: que cargando sobre sí el pecado, las debilidades y flaquezas de todos, los redima. Nosotros, a la vez que contemplamos a Cristo cargado con la cruz, oigamos su voz que nos dice: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Almadeaventurero_Estación3
Tercera Estación
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Nuestro Salvador, agotadas las fuerzas por la sangre perdida en la flagelación, debilitado por la acerbidad de los sufrimientos físicos y morales que le infligieron aquella noche, en ayunas y sin haber dormido, apenas pudo dar algunos pasos y pronto cayó bajo el peso de la cruz. Se sucedieron los golpes e imprecaciones de los soldados, las risas y expectación del público. Jesús, con toda la fuerza de su voluntad y a empellones, logró levantarse para seguir su camino.
Isaías había profetizado de Jesús: «Eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba. Yahvé descargó sobre él la culpa de todos nosotros». El peso de la cruz nos hace tomar conciencia del peso de nuestros pecados, infidelidades, ingratitudes…, de cuanto está figurado en ese madero. Por otra parte, Jesús, que nos invita a cargar con nuestra cruz y seguirle, nos enseña aquí que también nosotros podemos caer, y que hemos de comprender a los que caen; ninguno debe quedar postrado; todos hemos de levantarnos con humildad y confianza buscando su ayuda y perdón.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion4_Jesus_se_encuentra_con_su_madre
Cuarta Estación
JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
En su camino hacia el Calvario, Jesús va envuelto por una multitud de soldados, jefes judíos, pueblo, gentes de buenos sentimientos… También se encuentra allí María, que no aparta la vista de su Hijo, quien, a su vez, la ha entrevisto en la muchedumbre. Pero llega un momento en que sus miradas se encuentran, la de la Madre que ve al Hijo destrozado, la de Jesús que ve a María triste y afligida, y en cada uno de ellos el dolor se hace mayor al contemplar el dolor del otro, a la vez que ambos se sienten consolados y confortados por el amor y la compasión que se transmiten.
Nos es fácil adivinar lo que padecerían Jesús y María pensando en lo que toda buena madre y todo buen hijo sufrirían en semejantes circunstancias. Esta es sin duda una de las escenas más patéticas del Vía crucis, porque aquí se añaden, al cúmulo de motivos de dolor ya presentes, la aflicción de los afectos compartidos de una madre y un hijo. María acompaña a Jesús en su sacrificio y va asumiendo su misión de corredentora.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion5_Jesus_es_ayudado_por_Simon_de_Cirene

Quinta Estación
JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Jesús salió del pretorio llevando a cuestas su cruz, camino del Calvario; pero su primera caída puso de manifiesto el agotamiento del reo. Temerosos los soldados de que la víctima sucumbiese antes de hora, pensaron en buscarle un sustituto. Entonces el centurión obligó a un tal Simón de Cirene, que venía del campo y pasaba por allí, a que tomara la cruz sobre sus hombros y la llevara detrás de Jesús. Tal vez Simón tomó la cruz de mala gana y a la fuerza, pero luego, movido por el ejemplo de Cristo y tocado por la gracia, la abrazó con resignación y amor y fue para él y sus hijos el origen de su conversión.
El Cireneo ha venido a ser como la imagen viviente de los discípulos de Jesús, que toman su cruz y le siguen. Además, el ejemplo de Simón nos invita a llevar los unos las cargas de los otros, como enseña San Pablo. En los que más sufren hemos de ver a Cristo cargado con la cruz que requiere nuestra ayuda amorosa y desinteresada.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion6_Veronica_limpia_el_rostro_de_Jesus
Sexta Estación
LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Dice el profeta Isaías: «No tenía apariencia ni presencia; lo vimos y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no lo tuvimos en cuenta». Es la descripción profética de la figura de Jesús camino del Calvario, con el rostro desfigurado por el sufrimiento, la sangre, los salivazos, el polvo, el sudor… Entonces, una mujer del pueblo, Verónica de nombre, se abrió paso entre la muchedumbre llevando un lienzo con el que limpió piadosamente el rostro de Jesús. El Señor, como respuesta de gratitud, le dejó grabada en él su Santa Faz.
Una letrilla tradicional de esta sexta estación nos dice: «Imita la compasión / de Verónica y su manto / si de Cristo el rostro santo / quieres en tu corazón». Nosotros podemos repetir hoy el gesto de la Verónica en el rostro de Cristo que se nos hace presente en tantos hermanos nuestros que comparten de diversas maneras la pasión del Señor, quien nos recuerda: «Lo que hagáis con uno de estos, mis pequeños, conmigo lo hacéis».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion7_Jesus_cae_por_segunda_vez
Séptima Estación
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Jesús había tomado de nuevo la cruz y con ella a cuestas llegó a la cima de la empinada calle que daba a una de las puertas de la ciudad. Allí, extenuado, sin fuerzas, cayó por segunda vez bajo el peso de la cruz. Faltaba poco para llegar al sitio en que tenía que ser crucificado, y Jesús, empeñado en llevar a cabo hasta la meta los planes de Dios, aún logró reunir fuerzas, levantarse y proseguir su camino.
Nada tiene de extraño que Jesús cayera si se tiene en cuenta cómo había sido castigado desde la noche anterior, y cómo se encontraba en aquel momento. Pero, al mismo tiempo, este paso nos muestra lo frágil que es la condición humana, aun cuando la aliente el mejor espíritu, y que no han de desmoralizarnos las flaquezas ni las caídas cuando seguimos a Cristo cargados con nuestra cruz. Jesús, por los suelos una vez más, no se siente derrotado ni abandona su cometido. Para Él no es tan grave el caer como el no levantarnos. Y pensemos cuántas son las personas que se sienten derrotadas y sin ánimos para reemprender el seguimiento de Cristo, y que la ayuda de una mano amiga podría sacarlas de su postración.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
st08
Octava Estación
JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Dice el evangelista San Lucas que a Jesús, camino del Calvario, lo seguía una gran multitud del pueblo; y unas mujeres se dolían y se lamentaban por Él. Jesús, volviéndose a ellas les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos»; añadiéndoles, en figuras, que si la ira de Dios se ensañaba como veían con el Justo, ya podían pensar cómo lo haría con los culpables.
Mientras muchos espectadores se divierten y lanzan insultos contra Jesús, no faltan algunas mujeres que, desafiando las leyes que lo prohibían, tienen el valor de llorar y lamentar la suerte del divino Condenado. Jesús, sin duda, agradeció los buenos sentimientos de aquellas mujeres, y movido del amor a las mismas quiso orientar la nobleza de sus corazones hacia lo más necesario y urgente: la conversión suya y la de sus hijos. Jesús nos enseña a establecer la escala de los valores divinos en nuestra vida y nos da una lección sobre el santo temor de Dios.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion9_Jesus_cae_por_tercera_vez
Novena Estación
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Una vez llegado al Calvario, en la cercanía inmediata del punto en que iba a ser crucificado, Jesús cayó por tercera vez, exhausto y sin arrestos ya para levantarse. Las condiciones en que venía y la continua subida lo habían dejado sin aliento. Había mantenido su decisión de secundar los planes de Dios, a los que servían los planes de los hombres, y así había alcanzado, aunque con un total agotamiento, los pies del altar en que había de ser inmolado.
Jesús agota sus facultades físicas y psíquicas en el cumplimiento de la voluntad del Padre, hasta llegar a la meta y desplomarse. Nos enseña que hemos de seguirle con la cruz a cuestas por más caídas que se produzcan y hasta entregarnos en las manos del Padre vacíos de nosotros mismos y dispuestos a beber el cáliz que también nosotros hemos de beber. Por otra parte, la escena nos invita a recapacitar sobre el peso y la gravedad de los pecados, que hundieron a Cristo.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion10_Jesus_es_despojado_de_sus_vestiduras
Décima Estación
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Ya en el Calvario y antes de crucificar a Jesús, le dieron a beber vino mezclado con mirra; era una piadosa costumbre de los judíos para amortiguar la sensibilidad del que iba a ser ajusticiado. Jesús lo probo, como gesto de cortesía, pero no quiso beberlo; prefería mantener la plena lucidez y conciencia en los momentos supremos de su sacrificio. Por otra parte, los soldados despojaron a Jesús, sin cuidado ni delicadeza alguna, de sus ropas, incluidas las que estaban pegadas en la carne viva, y, después de la crucifixión, se las repartieron.
Para Jesús fue sin duda muy doloroso ser así despojado de sus propios vestidos y ver a qué manos iban a parar. Y especialmente para su Madre, allí presente, hubo de ser en extremo triste verse privada de aquellas prendas, tal vez labradas por sus manos con maternal solicitud, y que ella habría guardado como recuerdo del Hijo querido.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion11_Jesus_es_clavado_en_la_cruz
Undécima Estación
JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
«Y lo crucificaron», dicen escuetamente los evangelistas. Había llegado el momento terrible de la crucifixión, y Jesús fue fijado en la cruz con cuatro clavos de hierro que le taladraban las manos y los pies. Levantaron la cruz en alto y el cuerpo de Cristo quedó entre cielo y tierra, pendiente de los clavos y apoyado en un saliente que había a mitad del palo vertical. En la parte superior de este palo, encima de la cabeza de Jesús, pusieron el título o causa de la condenación: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos». También crucificaron con él a dos ladrones, uno a su derecha y el otro a su izquierda.
El suplicio de la cruz, además de ser infame, propio de esclavos criminales o de insignes facinerosos, era extremadamente doloroso, como apenas podemos imaginar. El espectáculo mueve a compasión a cualquiera que lo contemple y sea capaz de nobles sentimientos. Pero siempre ha sido difícil entender la locura de la cruz, necedad para el mundo y salvación para el cristiano. La liturgia canta la paradoja: «¡Dulces clavos! ¡Dulce árbol donde la Vida empieza / con un peso tan dulce en su corteza!».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Estacion12_Jesus_muere_en_la_cruz
Duodécima Estación
JESÚS MUERE EN LA CRUZ
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Desde la crucifixión hasta la muerte transcurrieron tres largas horas que fueron de mortal agonía para Jesús y de altísimas enseñanzas para nosotros. Desde el principio, muchos de los presentes, incluidas las autoridades religiosas, se desataron en ultrajes y escarnios contra el Crucificado. Poco después ocurrió el episodio del buen ladrón, a quien dijo Jesús: «Hoy estarás conmigo en el paraíso». San Juan nos refiere otro episodio emocionante por demás: Viendo Jesús a su Madre junto a la cruz y con ella a Juan, dice a su Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo»; luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre»; y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. Después de esto, nos dice el mismo evangelista, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, dijo: «Tengo sed». Tomó el vinagre que le acercaron, y añadió: «Todo está cumplido». E inclinando la cabeza entregó el espíritu.
A los motivos de meditación que nos ofrece la contemplación de Cristo agonizante en la cruz, lo que hizo y dijo, se añaden los que nos brinda la presencia de María, en la que tendrían un eco muy particular los sufrimientos y la muerte del hijo de sus entrañas.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion13_Jesus_es_bajado_de_la_cruz
Decimotercera Estación
JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ
Y PUESTO EN LOS BRAZOS DE SU MADRE
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Para que los cadáveres no quedaran en la cruz al día siguiente, que era un sábado muy solemne para los judíos, éstos rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran; los soldados sólo quebraron las piernas de los otros dos, y a Jesús, que ya había muerto, uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza. Después, José de Arimatea y Nicodemo, discípulos de Jesús, obtenido el permiso de Pilato y ayudados por sus criados o por otros discípulos del Maestro, se acercaron a la cruz, desclavaron cuidadosa y reverentemente los clavos de las manos y los pies y con todo miramiento lo descolgaron. Al pie de la cruz estaba la Madre, que recibió en sus brazos y puso en su regazo maternal el cuerpo sin vida de su Hijo.
Escena conmovedora, imagen de amor y de dolor, expresión de la piedad y ternura de una Madre que contempla, siente y llora las llegas de su Hijo martirizado. Una lanza había atravesado el costado de Cristo, y la espada que anunciara Simeón acabó de atravesar el alma de la María.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Estacion14_Jesus_es_sepultado
Decimocuarta Estación
JESÚS ES SEPULTADO
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
José de Arimatea y Nicodemo tomaron luego el cuerpo de Jesús de los brazos de María y lo envolvieron en una sábana limpia que José había comprado. Cerca de allí tenía José un sepulcro nuevo que había cavado para sí mismo, y en él enterraron a Jesús. Mientras los varones procedían a la sepultura de Cristo, las santas mujeres que solían acompañarlo, y sin duda su Madre, estaban sentadas frente al sepulcro y observaban dónde y cómo quedaba colocado el cuerpo. Después, hicieron rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro, y regresaron todos a Jerusalén.
Con la sepultura de Jesús el corazón de su Madre quedaba sumido en tinieblas de tristeza y soledad. Pero en medio de esas tinieblas brillaba la esperanza cierta de que su Hijo resucitaría, como Él mismo había dicho. En todas las situaciones humanas que se asemejen al paso que ahora contemplamos, la fe en la resurrección es el consuelo más firme y profundo que podemos tener. Cristo ha convertido en lugar de mera transición la muerte y el sepulcro, y cuanto simbolizan.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
jesus_via_crucis_15_estacion
Decimoquinta Estación
JESÚS RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
Pasado el sábado, María Magdalena y otras piadosas mujeres fueron muy de madrugada al sepulcro. Llegadas allí observaron que la piedra había sido removida. Entraron en el sepulcro y no hallaron el cuerpo del Señor, pero vieron a un ángel que les dijo: «Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí». Poco después llegaron Pedro y Juan, que comprobaron lo que les habían dicho las mujeres. Pronto comenzaron las apariciones de Jesús resucitado: la primera, sin duda, a su Madre; luego, a la Magdalena, a Simón Pedro, a los discípulos de Emaús, al grupo de los apóstoles reunidos, etc., y así durante cuarenta días. Nadie presenció el momento de la resurrección, pero fueron muchos los que, siendo testigos presenciales de la muerte y sepultura del Señor, después lo vieron y trataron resucitado.
En los planes salvíficos de Dios, la pasión y muerte de Jesús no tenían como meta y destino el sepulcro, sino la resurrección, en la que definitivamente la vida vence a la muerte, la gracia al pecado, el amor al odio. Como enseña San Pablo, la resurrección de Cristo es nuestra resurrección, y si hemos resucitado con Cristo hemos de vivir según la nueva condición de hijos de Dios que hemos recibido en el bautismo.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Oremos: Señor Jesucristo, tú nos has concedido acompañarte, con María tu Madre, en los misterios de tu pasión, muerte y sepultura, para que te acompañemos también en tu resurrección; concédenos caminar contigo por los nuevos caminos del amor y de la paz que nos has enseñado. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

lunes, 7 de abril de 2014

Historia: Vía Crucis – Estaciones de la Cruz



Estacion4_Jesus_se_encuentra_con_su_madre

“Vía Crucis” latín de “Camino de la Cruz” . También conocido como “Estaciones de la Cruz” y “Vía Dolorosa”. Se trata de un camino de oración que busca adentrarnos en la meditación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en su camino al Calvario. El camino se representa con una serie de imágenes de la Pasión o “Estaciones” correspondientes a incidentes particulares que Jesús sufrió por nuestra salvación.

Las imágenes pueden ser pinturas o esculturas. Algunas representaciones son  grandes obras de arte inspiradas por Dios para suscitar mayor comprensión del amor de Jesucristo y movernos a la conversión. Entre éstas se destacan las de la catedral de Antwerp en Bélgica y las del Santuario de Lourdes, Francia.

Las estaciones generalmente se colocan en intervalos en las paredes de la iglesia o en lugares reservados para la oración.  Los santuarios, casas de retiros y otros lugares de oración suelen tener estaciones de la cruz en un terreno cercano.   En los monasterios generalmente se encuentran en el claustro.

La finalidad de las Estaciones es ayudarnos a unirnos a Nuestro Señor haciendo una peregrinación espiritual a la Tierra Santa, a los momentos mas señalados de su Pasión y muerte redentora. Pasamos de Estación en Estación meditando ciertas oraciones. Varios santos, entre ellos San Alfonso Ligorio, Doctor de la Iglesia, han escrito meditaciones para cada estación.  También podemos añadir las nuestras. Es tradición, cuando las Estaciones se hacen en público, cantar una estrofa del “Stabat Mater” mientras se pasa de una estación a la otra.

Historia
La costumbre de rezar las Estaciones de la Cruz posiblemente comenzó en Jerusalén. Ciertos lugares de La Vía Dolorosa (aunque no se llamó así antes del siglo XVI) fueron reverentemente marcados desde los primeros siglos. Hacer allí las Estaciones de la Cruz se convirtió en la meta de muchos peregrinos desde la época del emperador Constantino (Siglo cuarto).
Según la tradición, la Santísima Virgen visitaba diariamente las Estaciones originales y San Jerónimo,  Padre de la Iglesia, escribió sobre la multitud de peregrinos de todos los países que visitaban los lugares santos en su tiempo. Sin embargo, no existe prueba de una forma fija para esta devoción en los primeros siglos.

Desde el siglo doce los peregrinos escriben sobre  la “Vía Sacra”, como una ruta por la que pasaban recordando la Pasión. No sabemos cuando surgieron las Estaciones según las conocemos hoy, ni cuando se les comenzó a conceder indulgencias pero probablemente fueron los Franciscanos los primeros en establecer el Vía Crucis ya que a ellos se les concedió en 1342 la custodia de los lugares mas preciados de Tierra Santa. Tampoco está claro en que dirección se recorrían ya que, según parece, hasta el siglo XV muchos lo hacían comenzando en el Monte Calvario y retrocediendo hasta la casa de Pilato.

Ferraris menciona las siguientes Estaciones con indulgencias:
-El lugar donde Jesús se encuentra con su Madre.
-Donde Jesús habló con las mujeres de Jerusalén.
-Donde se encontró con Simón Cirineo
-Donde los soldados se sortean sus vestiduras.
-Donde fue crucificado
-La casa de Pilato
-El Santo Sepulcro

Muchos peregrinos no podían ir a Tierra Santa ya sea por la distancia y difíciles comunicaciones, ya sea por las invasiones de los musulmanes que por siglos dominaron esas tierras y perseguían a los cristianos. Así creció la necesidad de representar la Tierra Santa en otros lugares mas asequibles e ir a ellos en peregrinación. En varios lugares de Europa se construyeron representaciones de los mas importantes santuarios de Jerusalén.

En los siglos XV y XVI se erigieron Estaciones en diferentes partes de Europa. El Beato Alvarez (m.1420), que en su regreso de Tierra Santa, construyó una serie de pequeñas capillas en el convento dominico de Córdoba en las que se pintaron las principales escenas de la Pasión en forma de estaciones.  Por la misma época, la Beata Eustochia, clarisa, construyó Estaciones similares en su convento en Messina. Hay otros ejemplos. Sin embargo,  la primera vez que se conoce el uso de la palabra “Estaciones” siendo utilizada en el sentido actual del Vía Crucis se encuentra en la narración del peregrino inglés Guillermo Wey sobre sus visitas a la Tierra Santa en 1458 y en 1462.  Wey ya menciona catorce estaciones, pero solo cinco de ellas corresponden a que se usan hoy día, mientras que siete solo remotamente se refieren a la Pasión.

Por la dificultad creciente de visitar la Tierra Santa bajo dominio musulmán, las Estaciones de la Cruz y diferentes manuales para rezar en ellas se difundieron por Europa. Las Estaciones tal como las conocemos hoy fueron aparentemente influenciadas por el libro “Jerusalén sicut Christi tempore floruit” escrito por un tal Adrichomius en 1584. En este libro el Vía Crucis tiene doce estaciones y estas corresponden exactamente a nuestras primeras doce.  Parece entonces que Vía Crucis, como lo conocemos hoy surge de las representaciones procedentes de Europa.

Pocas de las Estaciones en los tiempos medievales mencionan la segunda (Jesús carga con la cruz) ni la décima (Jesús es despojado de sus vestiduras). Por otro lado algunas que hoy no aparecen eran antes mas comunes. Entre estas, el balcón desde donde Pilato pronunció Ecce Homo (he aquí al hombre).

En el año 1837, la Sagrada Congregación para las Indulgencias precisó que aunque no había obligación, es mas apropiado que las estaciones comiencen en el lado en que se proclama el Evangelio.  Pero esto puede variar según la estructura de la iglesia y la posición de las imágenes en las Estaciones. La procesión debe seguir a Cristo mas bien que encontrarse de frente con El.

Comprendiendo la dificultad de peregrinar a la Tierra Santa, el papa Inocente XI en 1686 concedió a los franciscanos el derecho de erigir Estaciones en sus iglesias y declaró que todas las indulgencias anteriormente obtenidas por devotamente visitar los lugares de la Pasión del Señor en Tierra Santa las podían en adelante ganar los franciscanos y otros afiliados a la orden haciendo las Estaciones de la Cruz en sus propias iglesias según la forma acostumbrada. Inocente XII confirmó este privilegio en 1694 y Benedicto XIII en 1726 lo extendió a todos los fieles. En 1731 Clemente XII lo extendió aun mas permitiendo las indulgencias en todas las iglesias siempre que las Estaciones fueran erigidas por un padre franciscano con la sanción del ordinario (obispo local). Al mismo tiempo definitivamente fijó en catorce el número de Estaciones. Benedicto XIV en 1742 exhortó a todos los sacerdotes a enriquecer sus iglesias con el rico tesoro de las Estaciones de la Cruz. En 1773 Clemente XIV concedió la misma indulgencia, bajo ciertas circunstancias, a los crucifijos bendecidos para el rezo de las Estaciones, para el uso de los enfermos, los que están en el mar, en prisión u otros impedidos de hacer las Estaciones en la iglesia. La condición es que sostengan el crucifijo en sus manos mientras rezan Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria un número determinado de veces. Estos crucifijos especiales no pueden venderse, prestarse ni regalarse sin perder las indulgencias ya que son propias para personas en situaciones especiales. En 1857 los obispos de Inglaterra recibieron facultades de la Santa Cede para erigir ellos mismos las Estaciones con indulgencias cuando no hubiesen franciscanos. En 1862 se quitó esta última restricción y los obispos obtuvieron permiso para erigir las Estaciones ya sea personalmente o por delegación siempre que fuese dentro de su diócesis.

Regulaciones actuales sobre las indulgencias
Publicadas en el Enchiridion Indulgentiarum Normae et Concessiones,
Mayo de 1986, Librería Editrice Vaticana
(Traducción no oficial del inglés por el Padre Jordi Rivero) Se concede indulgencia plenaria a los fieles cristianos que devotamente hacen las Estaciones de la Cruz.
El ejercicio devoto de las Estaciones de la Cruz ayuda a renovar nuestro recuerdo de los sufrimientos de Cristo en su camino desde el praetorium de Pilato, donde fue condenado a muerte, hasta el Monte Calvario, donde por nuestra salvación murió en la cruz.

Las normas para obtener estas indulgencias plenarias son:
1. Deben hacerse ante Estaciones de la Cruz erigidas según la ley.
2. Deben haber catorce cruces. Para ayudar en la devoción estas cruces están normalmente adjuntas a catorce imágenes o tablas representando las estaciones de Jerusalén.
3. Las Estaciones consisten en catorce piadosas lecturas con oraciones vocales. Pero para hacer estos ejercicios solo se requiere que se medite devotamente la pasión y muerte del Señor. No se requiere la meditación de cada misterio de las estaciones.
4. El movimiento de una Estación a la otra.  Si no es posible a todos los presente hacer este movimiento sin causar desorden al hacerse las Estaciones públicamente,  es suficiente que la persona que lo dirige se mueva de Estación a Estación mientras los otros permanecen en su lugar.
5. Las personas que están legítimamente impedidas de satisfacer los requisitos anteriormente indicados, pueden obtener indulgencias si al menos pasan algún tiempo, por ejemplo, quince minutos en la lectura devota y la meditación de la Pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo.
6. Otros ejercicios de devoción son equivalentes a las Estaciones de la Cruz, aun en cuanto a indulgencias, si éstos nos recuerdan la Pasión y muerte del Señor y están aprobados por una autoridad competente. .
7. Para otros ritos. Los patriarcas pueden establecer otros ejercicios devotos en memoria de la Pasión y muerte de nuestro Señor, en manera similar a las Estaciones de la Cruz.
Los requisitos de arriba son necesarios para obtener las indulgencias, pero siempre que se hacen las Estaciones con devoción en cualquier lugar, ya sea públicamente o en privado, se obtendrán muchas gracias. Claro que deben hacerse de corazón, con sincera intención de conversión.

Las Estaciones de la Cruz se pueden hacer con gran beneficio todo el año y son especialmente significativas durante la Cuaresma. Cada viernes santo, el Santo Padre dirige las Estaciones de la Cruz desde el Coliseo en Roma para recordar a los mártires y nuestro llamado a seguir sus pasos.

PADRE  JORDI RIVERO
-Fuente principal para los datos históricos: El artículo de G. CYPRIAN ALSTON en la Catholic Encyclopedia, copyright © 1913 por Encyclopedia Press, Inc.

lunes, 24 de marzo de 2014

Pidamos PAZ por el mundo


¿Qué pasa con el mundo?

terra
Estamos viviendo tiempos desesperantes en el mundo. Cosas que no se pueden explicar si un niño nos pregunta, porque son cosas sin el más mínimo sentido.

Violencia, desesperación, hambre, intolerancia, venganza, ira, etc…

La muerte está a la orden del día, más que lo que debería de tener el amor al prójimo. Nos cuesta amar al prójimo, nos cuesta ser cordiales, ser humildes.


Haré este alto en reflexionar y tratar de dar un granito de arena a la abundante oración que se ofrece por nuestros hermanos en Ucrania, Venezuela y países en conflicto.

Pero quiero dedicarle más atención a nuestro hermano vecino de Venezuela.

Insensato ver las noticias, si, insensato, no hacen sentido en absoluto. Un pueblo luchando por ser escuchado, por ser entendido, jóvenes gritando por ser ayudados. Un gobierno, ciego, sordo y muy gritón; cuando le vendría estar mudo. Un gobierno egocéntrico, dictador y prepotente. ¿Es esto en lo que quieren convertir en el mundo? ¿Naciones impuestas a la fuerza? ¿Naciones sin respeto?

Hay que abrir las mentes, los corazones, para que esto pare ¡ya! El mundo necesita héroes verdaderos en un mundo que vuelva a tener un sentido. Luchar por un mundo mejor, limpio, armonioso, vivible.

El poder carcome corazones, crean divisiones sin sentido, los hace intolerables. Pero todo esto SI es posible de detener… se puede detener ORANDO por los demás, especialmente por nuestros enemigos para que el Espíritu Santo pueda penetrar en esas almas posesionadas por el enemigo.

Dios es TODOPODEROSO, nadie puede contra Él. Lo cual significa que si se puede, ser parte de ese granito de arena que construirá la montaña que detendrá que se siga esparciendo tanta maldad.

¿Qué opinas? ¿Te sumas?

OREMOS por el mundo, oremos por Venezuela, para comenzar a construir una cadena de oración que se vaya fortaleciendo entre nuestros países de Latinoamérica y luego en el mundo.

Mándale a tus amigos y familiares que oren una Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria por Venezuela, que lo hagan por una semana, no quita tiempo y después que lo soliciten a otros para que también lo vayan haciendo y compartiendo y así creamos la cadena. La oración es poderosa y en grupo es potente.

El Señor nos dijo que al que pide, se le dará.

Pidamos PAZ en el mundo
Pidamos PAZ en el mundo
Pidamos PAZ en el mundo

oremos-por-la-paz-para-venezuela

jueves, 13 de marzo de 2014

1er aniversario del Santo Papa Francisco


Felicidades al Santo Padre por hacerse de la persona más influyente del 2013, no solo para católicos, si no también para el resto del mundo.

Gracias por el esfuerzo de unir todas las religiones, todas las razas y todos los corazones por el amor a Dios.

Comparto algunas de las grandes y famosas revistas del mundo que plasmaron su imagen en las portadas durante su primer aniversario como el Vicario de Dios.

Santo Padre, que Dios lo bendiga y nos pueda guiar por muchos, muchos años más. Siempre en nuestras oraciones.



















martes, 11 de marzo de 2014

¿Por qué se hacen novenas?


manos-oracion-omgn-1

La novena es una devoción de oración privada o pública de nueve días para obtener alguna gracia o intención especial.
Hay novenas dedicadas a Nuestro Señor, al Espíritu Santo, como también a la Virgen María o a los santos. La sucesión de nueve se referirse por lo general a días consecutivos (Ej.: nueve días previos a una fiesta). Pueden ser nueve días específicos de la semana o del mes (Ej.: nueve primeros viernes). Algunas novenas tienen una larga tradición asociada con la devoción a un santo o a una promesa recibida en revelación privada.

Aunque las novenas no son parte de la liturgia, muchas tienen recomendación eclesiástica. Las novenas nos ayudan en nuestra oración cuando están adecuadamente valoradas en el contexto de una sólida doctrina.

Al pedir la intercesión de un santo debemos desear imitar sus virtudes aprendiendo de su vida a ser mejores cristianos. La novena no debe reducirse a una superstición o a solo buscar un deseo personal sin abrir el corazón a Dios y someterse a su voluntad. Una novena bien hecha es un medio para intensificar la intercesión. Ver: Intercesión de los santos

Mientras las octavas tienen un carácter festivo, las novenas generalmente se hacen para lograr una intención o para orar por los difuntos.

Aunque las novenas son muy antiguas, no fue hasta el siglo XVII que la Iglesia formalmente concedió la primera indulgencia a una novena en honor a San Francisco Javier, otorgada por el Papa Alejandro VII.

ORIGENES
La costumbre de orar la novena no está en la Biblia, pero Jesucristo si nos enseñó a orar con insistencia y pidió a los Apóstoles que se prepararan en oración para la venida del Espíritu Santo. De aquí se inspira la novena de Pentecostés.

Los judíos no tenían celebraciones religiosas de nueve días ni novenarios de difuntos. Para ellos, el número siete era el mas sagrado. Pero la novena hora en la Sinagoga era una de las horas especiales de oración, como lo ha sido la hora nona en la Iglesia desde el principio. Es una de las horas de oración en la Liturgia de las Horas. (Cf. Acts, iii, 1; x, 30; Tertullian, “De jejuniis”, c. x, P.L., II, 966; cf. “De oratione”, c. xxv, I, 1133).

Los romanos y griegos tenían novenas. Una de ellas, descrita en Livy (I, xxxi). se trata de una fiesta pagana para apaciguar a los dioses. También hacían nueve días de duelo por los difuntos. Aunque los primeros cristianos siguieron la costumbre en cuanto al número de días, el contenido era completamente nuevo pues se trataba de oraciones Cristianas.

PADRES DE LA IGLESIA
San Agustín, escribiendo sobre las novenas (P.L., XXXIV, 596), advierte a los cristianos el peligro de imitar las costumbres paganas. El peligro no está en la novena sino en como se entiende esa oración. El reto cristiano es purificar la cultura, fundamentando todas las costumbres en Cristo.
Según algunos Padres de la Iglesia y los monjes de la Edad Media, el nueve denota imperfección y se refiere a los hombres. El diez es el mas alto y perfecto y por eso se refiere a Dios.

La novena simboliza la imperfección humana que busca a Dios. (cf. Jerónimo, loc. cit.; Athenagoras, “Legat. pro Christian.”, P.G., VI, 902; Pseudo-Ambrosius, P.L., XVII, 10 sq., 633; Rabanus Maurus, P.L., CIX, 948 sq., CXI, 491; Angelomus Monach., In Lib. Reg. IV, P.L., CXV, 346; Philo el Judio, “Lucubrationes”, Basle, 1554, p. 283).

Según San Jerónimo, el Padre de la Iglesia que tradujo la Biblia al Latín, “El número nueve en la Santa Biblia indica sufrimiento y dolor” (Ezech., vii, 24; — P.L., XXV, 238, cf. XXV, 1473).  Ejemplo: II Reyes 25:3 “El mes cuarto, el nueve del mes, cuando arreció el hambre en la ciudad y no había pan para la gente del pueblo”.

EDAD MEDIA
Se decía que Cristo murió en la novena hora.(cf. Schmitz, “Die Bussbucher und die Bussdisciplin”, II, 1898, 539, 570, 673) y que por la Santa Misa, en el noveno día, el difunto sería elevado a los nueve coros de ángeles en el cielo. (cf. Beleth, loc. cit.; Durandus, loc. cit.).

España y Francia introdujeron la “novena de preparación” para la Navidad, para recordar los nueve meses de embarazo de la Virgen. En España el Concilio de Toledo en el año 656 transfirió la fiesta de la Anunciación al 18 de Diciembre (dentro de la novena). Por eso la novena tomó un sentido de anticipación y preparación a una fiesta. Los mejores modelos de preparación son Jesús y María, preparándose para el nacimiento. Nosotros nos preparamos en este mundo para la vida eterna.

De la novena de preparación, surgió la costumbre (Francia y Bélgica) de hacer novenas a la Virgen y a los santos por diversas intenciones.

EFICACIA DE LAS NOVENAS
Las novenas requieren humildad, confianza y perseverancia, tres importantes cualidades de la oración eficaz. Innumerables santos rezaban novenas con gran devoción y a través de los siglos muchos milagros se han logrado con la oración de novenas.

Un ejemplo del origen milagroso de algunas es la novena en honor a San Francisco Javier de que hablamos al principio. Es conocida como la “novena de gracia”.   Comenzó en 1633 cuando el Padre Mastrilli, S.J., estaba mortalmente herido por causa de un accidente. San Francisco Javier, a quien tenia gran devoción, se le apareció y le exhortó a dedicarse a las misiones de las Indias. El Padre Mastrilli hizo un voto ante su provincial de que iría a las Indias si Dios le salvaba la vida. En otra aparición (3 de enero, 1634) San Francisco Javier le pidió que renovase la promesa, le anticipó su martirio y le restauró la salud tan plenamente que esa misma noche el padre pudo escribir los hechos y a la mañana siguiente celebró la Misa en el altar del santo y volvió a su vida comunitaria.  Pronto se fue a las misiones del Japón donde fue martirizado el 17 de octubre, de 1637. El milagro se propagó por toda Italia e inspiró confianza en la intercesión de San Francisco Javier. Los fieles pedían su ayuda en la novena llamada “novena de gracia”

Jesucristo mismo, en la revelación a Santa Margarita Alacoque recomendó la celebración de nueve primeros viernes de mes consecutivos (cf. Vermeesch, “Pratique et doctrine de la dévotion au Sacré Coeur de Jésus”, Tournai, 1906, 555 sqq.).

Promesa de Jesucristo a Santa Margarita María Alacoque
Yo les prometo, en el exceso de la infinita
misericordia de mi Corazón, que Mi amor
todopoderoso le concederá a todos aquellos que
comulguen nueve primeros viernes de mes
seguidos, la gracia de la penitencia final; no
morirán,  en Mi desgracia ni sin recibir los
sacramentos; Mi divino Corazón será su refugio
seguro en este último momento.

Fuente: Corazones.org y MaríaMadreCelestial.blog

sábado, 1 de marzo de 2014

Novena de la Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María



EPILOGO
Esta NOVENA comenzó con un Sacerdote en su Parroquia en Guayaquil Ecuador, antes de la fiesta de la Candelaria en este año de 1993; e invitan a los “Grupos de Oración de LA LLAMA DE AMOR” a que sientan la Presencia de María, haciendo dicha novena en sus diferentes Cenáculos de Oración y si es posible que sea ininterrumpidamente; que al llegar a cada población, comience con un grupo y continúe otro.
Esos 9 días sean de ayuno continuo, pues ofreciéndose voluntarios, cada uno lo hace un día y así Nuestra Madre Santísima ve la unión de los que estamos comprometidos con ELLA y tratando de ser obedientes a sus consejos y Mensajes Celestiales para conseguir por su intercesión la conversión de las almas y el acercamiento más profundo a Dios.
El tiempo es corto y María nos urge a seguir adelante sin desmayar en la gran campaña de salvar almas y dispuestos a luchar con el enemigo de Nuestra Madre…..Satanás.
¡Que la novena de la LLAMA DE AMOR DEL INMACULADO CORAZON DE MARIA, se conozca, se difunda y se realice en todo el mundo!
 
MOVIMIENTO DE LA LLAMA DE AMOR
Con Licencia Eclesiástica
 
3.- Del de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen, Ruega al Santo Padre que tengan ustedes la Fiesta de la LLAMA DE AMOR DE MI CORAZON, el día 2 de Febrero, fiesta de la Candelaria.
Entreguen la vela encendida que han recibido en esta ceremonia unos a otros, llévenla a casa y comiencen la ORACIÓN EN FAMILIA. Si su fervor no decae, me consolaré.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
¿Qué significado tiene la Candelaria para la Iglesia?
¿Cómo acrecentar la presencia de Maria en los hogares?
Consagración de los hogares a los Sagrados Corazones de Jesús  y María.
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
Haz una visita especial al Santísimo Sacramento, por los que lo olvidan, no le aman y le ofenden.
Para obtener la gracia deseada si es la Voluntad de Dios, conviene comulgar en alguno de los días de la Novena.
ORACIONES PARA TODOS LOS DIAS
Al iniciar cada día las oraciones de esta Novena, ENCENDEREMOS UNA VELA y haremos por cinco veces la señal de la cruz ofreciéndonos por medio de las Llagas de Jesús al Eterno Padre.
PETICIONES
Pediremos las gracias que necesitamos, por las intenciones de nuestra Madre María, especialmente LA EFUSIÓN DEL ESPIRITU SANTO SOBRE TODA LA HUMANIDAD PARA OBTENER LA PAZ EN NOSOTROS Y EN EL MUNDO ENTERO; y por la salvación de todas aquellas almas que conocemos y que blasfeman en contra de Dios.
SILENCIO
Guardemos silencio para reconocer ante Dios nuestras culpas y pedirle perdón.
ACTO DE CONTRICIÓN
Jesús mi Señor y Redentor, me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno.
Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu infinita Misericordia me concederás el perdón de mis culpas y me llevarás a la vida eterna.
ORACIÓN O CANTO AL ESPIRITU SANTO
Espíritu Santo ven, ven, Espíritu Santo ven, ven,
Espíritu Santo ven, ven, en el nombre del Señor
Acompáñame, ilumíname, toda mi vida, acompáñame, ilumíname Espíritu Santo ven, ven.
(Si la Novena se ora individualmente no se utilizan cantos; solo cuando se hace en comunidad)
 
CONSAGRACIÓN AL CORAZON
INMACULADO DE MARIA
Oh Corazón  Inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor.
Que la LLAMA DE TU CORAZON, Oh María, descienda sobre todos los hombres.
Nosotros Te amamos con todo nuestro ser.
Pon en nuestro corazón el amor verdadero, para que así tengamos un deseo continuo de Ti.
Oh María de Corazón dulce y humilde, acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado.
Por medio de tu Corazón Inmaculado y Materno, concédenos ser curados de toda enfermedad espiritual y física.
Has que siempre podamos ver la bondad de tu Corazón maternal y podamos convertirnos por la LLAMA DE AMOR.  Amen.
 
 DIA PRIMERO
MARIA LA LLENA DE GRACIA
1.- Lector
     La mayor grandeza del hombre es tener la vida de Dios que es la gracia. La recibimos en el Bautismo, y si la hemos perdido por el pecado, la recobramos en la confesión y la fortalecemos en la Eucaristía.
La Virgen María estuvo LLENA DE GRACIA, desde el primer instante de su ser. Por eso el ángel la saludó: “LLENA DE GRACIA” más que todos los Santos y todos los ángeles.
TODOS
Madre, Tú que eres la Llena de Gracia, derrama en nosotros la gracia que mas necesitan nuestras almas, para ser dignos de la mirada de Dios.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen:
Toma esta Llama llena de gracias que de mi Corazón les doy a ustedes, enciende con ella tu corazón y pásala a otros.
Este será el milagro del fuego de Amor que convirtiéndose en un incendio con su fulgor cegará a Satanás y salvaremos muchas almas.
4.-    MOMENTO DE REFLEXION
¿Cómo acrecentar la gracia recibida en el bautismo?
¿Cómo recuperar la gracia recibida en el bautismo?
¿Cuál es el don mas grande que recibiste en el bautismo?
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
Una decena del Rosario de la Llama de Amor. Oración a Jesús.
Consagración al Corazón Inmaculado de María.
6.- PRACTICA DEL DIA
Si has sentido el dolor de tus pecados, arrepiéntete y pide perdón al Señor con todo tu corazón
 
DIA SEGUNDO
MARIA, MODELO DE VIRTUD
1.- LECTOR
La mejor manera para honrar al Corazón Inmaculado de María, será esforzándonos en imitar sus virtudes y sobre todo su Fe, su humildad, su pureza y su amor a Dios y a los hombres.
La Virgen María busca a sus hijos para ayudarlos a transformar sus vidas.
Dios nos invita a imitarla porque Ella es Su Hija predilecta, la que está llena de virtudes.
TODOS
Madre, ruega por nuestra fe, nuestra humildad y en especial para que alcancemos la perfección en el amor a Dios y al prójimo.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen:
Ten cuidado mi pequeña, el maligno quiere arrancar la principal riqueza de tu alma, quiere quebrantar tu humildad. Sabe que solo una alma humilde puede representar nuestra causa, por eso ten cuidado y guárdate en escondida humildad.
Tu humildad sea tan grande que irradie bondad y amor sobre todos con quienes tratas.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
¿Cuál es la virtud que  mas admiras en María?
¿Por qué?
¿Cómo imitar a María en nuestra vida diaria?
5.-ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
Hacer muchos actos de humildad y sumisión a la voluntad Divina.
(Ejemplo: no alabándote, no hablando de ti, no atrayendo sobre ti la atención de los demás)
 
DIA TERCERO
MARIA NUESTRA INTERCESORA
1.- Lector
María es la Escala misteriosa, Dios la ha constituido TESORERA DE SUS GRACIAS, y según el decir de los Santos doctores, ningún favor viene a la tierra si no es por manos de María. En nuestros dolores, angustias y miserias, clamamos a María y Ella presentará nuestras súplicas al Señor y nos obtendrá tantas y tan grandes mercedes que nos consolarán en nuestras penas, aliviarán nuestros dolores, enjugarán nuestras lágrimas y nos darán valor para vencer las tentaciones y conseguir la eterna salvación.
Acudamos al Señor por medio de María, nuestra intercesora.
TODOS
Madre, te suplicamos intercedas ante Dios trino y uno, por cada una de nuestras necesidades (invitación a guardar silencio unos segundos para que en el interior de cada uno presente sus necesidades a nuestra Madre)
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de LA LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen:
Mírenme a mi y sírvanse de la ayuda de mi intercesión. Quiero y tengo poder    para ayudarles, pero necesito de sus oraciones y sacrificios.  ¡Ojalá vea ya su buena voluntad y decisión para ponerse en marcha!
No lo demoren mas, demasiado tiempo desperdician ya, el maligno trabaja con mucho mayor éxito y empeño que ustedes y esto me duele mucho. Misión sublime es propagar la LLAMA DE AMOR.
4.-MOMENTOS DE REFLEXION
¿qué papel desempeña María en tu vida y porque?
¿Por qué se le da a María el   titulo de intercesora?
Piensa en alguna gracia especial que te ha concedido la Virgen María
5.-ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
Un sacrificio por la salvación de un gran pecador.
 
 DIA  CUARTO
EL SILENCIO DE MARIA
1.- Lector
La Virgen observaba todo cuanto ocurría a su alrededor y lo conservaba en lo más íntimo de su corazón. María, la Mujer de pocas palabras en el Evangelio, pero guardaba y cumplía la palabra de su Hijo Jesús.
TODOS
Madre, enséñanos a guardar tu silencio en lo mas profundo de nuestros corazones, para poder escuchar la voz de Dios.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen:
Deseo que aprendas a guardar  mi silencio y no te sorprendas que te diga esto tantas veces, ¿Sabes, quien es el verdadero sabio?  El que calla  mucho.  La verdadera sabiduría madura en el terreno del silencio y sólo en el silencio puede echar raíces. Verás que las pocas palabras producen abundante y buen fruto en las almas.
Que sepas estar callada continuamente porque la voz de Dios sólo así seguirá hablando en ti. Que sepas callarte y no te alabes a ti misma.
Repara con el silencio las palabras vacías, sin sentido de muchos de mis hijos.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
¿Cómo conseguir la paz interior?
¿Cómo imitar a María en su vida de silencio y soledad?
¿Qué significa aceptar la voluntad de Dios?
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
Guarda el silencio como MARIA
 
 DIA QUINTO
MARIA MODELO DE ORACIÓN
1.- Lector
María inspirada por el Espíritu Santo alaba al Eterno Padre a través de la oración del MAGNIFICAT.
Es una plegaria de adoración, alabanza y gratitud. María ha sido la gran orante. Reza en el hogar y en la Sinagoga. Recita a diario las oraciones rituales y se entrega al trato amistoso con Dios en la intimidad. La Virgen es guía segura en los difíciles caminos de la oración.
El hombre necesita orar, para unirse con Dios, fuente divina, para poder llenarse de las gracias necesarias para su diario vivir. Es preciso orar siempre sin desfallecer.
TODOS:
Madre, recibe nuestras pequeñas oraciones para que las presentes en el cielo en reparación por los pecados de nuestros familiares y los del mundo entero.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen:
Te pido, hija mía que los Jueves y Viernes ofrezcas a mi Hijo Santísimo una reparación muy especial. La manera de hacerla es la HORA SANTA de REPARACIÓN EN FAMILIA. Esta hora que pasarán en familia haciendo reparación comiéncenla con lectura espiritual y continúen con el rezo del Santo Rosario u otras oraciones en un ambiente lleno de recogimiento y de fervor. Háganlo por lo menos entre dos o tres, porque donde dos o tres se reúnen allí está mi Santo Hijo. Al comenzar, santígüense cinco veces y mientras lo hacen ofrézcanse por medio de las Llagas de mi Santo Hijo al Eterno Padre.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
¿Es posible orar y trabajar al mismo tiempo?
¿Qué es la oración del silencio?
¿Tienes en tu hogar un lugar y el tiempo para el encuentro de la familia con Jesús?
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA Haz una visita al Santísimo muy cerca del Sagrario.
 
    DIA SEXTO
MARIA LA LLENA DEL ESPIRITU SANTO
1.- Lector
Los discípulos esperaban que se cumpliese la promesa de Jesús. El había vuelto al Padre para enviarles al Consolador, que los consolaría, y les recordaría las enseñanzas recibidas.  Estando ellos en compañía de María la madre de Jesús y de otras mujeres, quedaron todos llenos del Espíritu Santo. Aparecieron unas lenguas de fuego que se posaron sobre cada uno de ellos.
TODOS
Madre, Tú que eres la encargada de repartir los dones del Espíritu Santo, te suplicamos, nos concedas el don de la LLAMA DE AMOR que brota de Tu Inmaculado Corazón, para que con la fuerza de tu Amor cambie nuestra vida.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Escribe La vidente Isabel de Kindelman, haciendo referencia a la Santísima Virgen:  Entre tanto me habló mucho acerca del tiempo de gracia y del espíritu del amor, que será muy parecido al primer Pentecostés, que inundará con su fuerza la tierra y este será el gran milagro que llamara la atención de toda la humanidad. Todo esto es la efusión del efecto de la gracia de la LLAMA DE AMOR DE LA SANTÍSIMA VIRGEN.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
Misión del Espíritu Santo en la Iglesia y la santificación personal.
Acción del Espíritu Santo en María.
¿Cómo vivir nuestro compromiso de cristianos adquiridos en el bautismo y la confirmación?
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DIARIA
Al empezar cada acción grande o pequeña, ofrécela al Espíritu Santo y solicítale uno de sus dones.
 
DIA SÉPTIMO
MARIA  MODELO DE PUREZA
1.- Lector
María, la escogida por Dios, por ser pura de pensamiento, de palabra y de obra.
A todos nos pide Jesús que seamos puros.
¡Sed santos como lo es Mi Padre!
La santidad está en ser limpios de corazón, pero para ello necesitamos mantener puros nuestros pensamientos. San Pablo nos ha exigido la pureza, recordándonos que somos templos del Espíritu Santo. La castidad habrá de ser actitud de respeto cristiano con que cuidemos nuestros cuerpos consagrados a Dios por el Bautismo.
Los Santos acudían a María nuestra Madre para mantenerse en la pureza.
TODOS
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco desde este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión no me dejes Madre mía.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Vive muy santamente porque tantas gracias que recibes de mi te darán mayor fortaleza para evitar el pecado.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
Pureza conservada y pureza recuperada. Aunque la carne se rebele, el demonio se enoje, y el mundo se ría, nosotros debemos hacernos fuerza a nosotros mismos y ser santos.
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.-PRACTICA DIARIA
Únete a los Sagrados Corazones de Jesús y María, de una manera intensa por la mañana y renueva esta unión durante el día
 
 DIA OCTAVO
     MARÍA Y LA LLAMA DE AMOR
1.- Lector
Moisés escogido por el Señor para ser el guía de su pueblo, apacentaba su rebaño cercano al monte Horeb, de  pronto sus ojos descubrieron algo asombroso: una zarza que ardía constantemente y no se consumía. Lleno de admiración se acerca más a contemplarla, pero una voz misteriosa le detiene diciéndole: “Moisés, quítate las sandalias de tus pies porque la tierra que pisas es Santa”
La voz que le hablaba no es otra que la de Dios, El cual se ocultaba en la zarza para hablar a Moisés. También nosotros acerquémonos con reverencia, humildad y amor a otra  zarza ardiente: el Corazón Inmaculado de María, porque es, Santo el lugar donde nos encontramos.  EL CORAZON DE MARIA, arde en el Amor de Dios y en el amor al prójimo.
El Señor, El que es, estuvo oculto en aquella zarza del Orbe y el Verbo Divino estuvo también oculto en el seno virginal e Inmaculado de María.
TODOS:
Made de Dios y madre nuestra, sálvanos por la LLAMA DE AMOR de tu Inmaculado corazón.
2.- CANTO MARIANO
3.- Del libro de la  LLAMA  DE AMOR
Desde que el Verbo de Dios se hizo hombre no he emprendido yo un MOVIMIENTO  más grande que este de la LLAMA DE AMOR de mi corazón, que llega hacia ustedes. Hasta ahora no ha habido nada que tanto ciegue a Satanás y de ustedes depende que no lo rechacen, porque eso traería consigo una gran ruina.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
¿Qué puedes hacer para perfeccionarte en el amor?
¿Cuál es tu compromiso con María para propagar la LLAMA DE AMOR?
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
Como María, tengamos Amor a Dios y verdadero amor al Prójimo.
 
DIA NOVENO
Si la Novena termina el 2 de Febrero
MARIA Y LA FIESTA DE LA CANDELARIA
1.- LECTOR
La Iglesia ha reconocido en el oficio Divino y en la Misa todos los puntos de vista que ofrece dicha festividad tan antigua como consoladora, no obstante lo cual, importa que se considere más aún la parte concerniente a la bendición de las velas, a la procesión y al rito. Recuerda la Iglesia, al bendecirlas, la plegaria de Simeón, desea que los que usan velas y digan alabanzas a Dios, sean bendecidos y oídos, evoca la actitud del anciano Simeón que tuvo en sus brazos a Jesús, LUZ DEL MUNDO, pide que encendidos los fieles en llamas de caridad, merezcan ser presentados en el cielo; ruega porque la luz de la gracia repele las sombras y la ceguedad de los vicios y que, así como Simeón con la LUZ DEL ESPIRITU SANTO conoció al Redentor, reconozcamos con la misma lumbre al Señor y le sirvamos fielmente. Tan venerado es este acto, que los buenos cristianos suelen guardar las velas benditas ese día y encenderlas cuando hay nublados, tempestades o desgracias para conjurarlas y además cuando uno llega al período de la agonía.
La procesión de las velas es de remotísimo origen y fue solemnizada con mucha pompa por voluntad del Papa Gelesio y restaurada en el Siglo VII por
Sergio I, según consta en el Ordo Romano.
2.- CANTO AVE MARIA
 3.- Del libro de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen, Ruega al Santo Padre que tengan ustedes la Fiesta de la LLAMA DE AMOR DE MI CORAZON, el día 2 de Febrero, fiesta de la Candelaria.
Entreguen la vela encendida que han recibido en esta ceremonia unos a otros, llévenla a casa y comiencen la ORACIÓN EN FAMILIA. Si su fervor no decae, me consolaré.
4.- MOMENTOS DE REFLEXION
¿Qué significado tiene la Candelaria para la Iglesia?
¿Cómo acrecentar la presencia de Maria en los hogares?
Consagración de los hogares a los Sagrados Corazones de Jesús  y María.
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
Haz una visita especial al Santísimo Sacramento, por los que lo olvidan, no le aman y le ofenden.
Para obtener la gracia deseada si es la Voluntad de Dios, conviene comulgar en alguno de los días de la Novena.
 
DIA NOVENO
(Si se hace cualquier tiempo del año) MARIA NUESTRO SOCORRO PERPETUO
1.- LECTOR
Acudamos siempre a Nuestro Socorro, MARIA, por medio del Santo Rosario, el arma más poderosa. Suplicarle por la LLAMA DE SU INMACULADO CORAZON, queme el odio y que su fuego de Amor, convierta a ésos hijos endurecidos, en almas fieles y en hijos de Dios; arrebatemos esas almas de las garras de Satanás, por medio de nuestras humildes oraciones.
TODOS
Madre, que ninguna alma se condene.
¡Sálvanos por la LLAMA DE AMOR  de tu Inmaculado Corazón!
2.- CANTO MARIANO
     Sálvanos Virgen María
3.-Del libro de la LLAMA DE AMOR
Dice la Santísima Virgen: (pag. 129. oct,19-62)
“……..Mi amor que se derrama, hará explotar el odio satánico que contamina al mundo, a fin de que mayor numero de almas se libren de la condenación…..MI LLAMA  cegará a Satanás, en la misma medida en que ustedes la propaguen por el mundo entero.
4.- MOMENTO DE REFLEXION
¿Cómo podré consolar al  CORAZON DE MARIA?
¿Qué sacrificio haré por la salvación de las almas?
5.- ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
6.- PRACTICA DEL DIA
HAZ UNA VISITA ESPECIAL AL Santísimo por los que lo olvidan, no le aman y le ofenden.
Para obtener la gracia deseada si es la Voluntad de Dios, conviene comulgar en alguno de los días de la NOVENA
 
ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DIAS
 
ROSARIO DE LA LLAMA DE AMOR
Rezar una decena del Misterio correspondiente con la jaculatoria de la LLAMA DE AMOR
 
MADRE NUESTRA, DERRAMA EL EFECTO DE GRACIA DE TU LLAMA DE AMOR, SOBRE TODA LA HUMANIDAD.
 
ORACIÓN A JESÚS
Que nuestros pies vayan juntos,
Que nuestras manos recojan unidas.
Que nuestros corazones latan al unísono,
Que nuestro interior sienta lo mismo,
Que el pensamiento de nuestras mentes sea uno,
Que nuestros oídos escuchen juntos el silencio,
Que nuestras miradas se compenetren profundamente, fundiéndose la una en la otra,
Y que nuestros labios supliquen juntos al  ETERNO PADRE, para alcanzar misericordia para toda la humanidad.

viernes, 14 de febrero de 2014

La Alegría del SÍ para siempre


EL PAPA FRANCISCO PIDE A LOS ENAMORADOS QUE SU BODA SEA "SOBRIA Y NO MUNDANA"


Aprovechando que es el día del amor, nuestro Santo  padre compartió éste día con unas 20mil parejas. ¡Algo núnca visto! Les comparto algunas de las cosas que les mencionó a estas parejas, muy bonito e inspirador.

 El papa Francisco pidió hoy, Día de San Valentín, a las jóvenes parejas de novios que su boda sea “sobria” y “una verdadera fiesta cristiana y no mundana”, porque “algunos están más preocupados del exterior, de las fotografías, de los trajes y vestidos y de las flores”.
Esta fue la respuesta del papa argentino a una pareja que le planteó las dificultades económicas que atraviesa y que les obliga a celebrar una boda más que modesta.

 Un distendido y sonriente pontífice se reunió en la Plaza de San Pedro con 20 mil parejas de 28 países de todo el mundo, con motivo del día de san Valentín, en una celebración histórica, denominada “La Alegría del SÍ para siempre”, la primera de este género que se lleva a cabo en el Vaticano.

 Previamente a la aparición del papa, la Plaza de San Pedro se convirtió en gigante escenario de actuaciones de cantantes, que entonaron románticas melodías, como “Love is all around”, banda sonora de numerosas comedias románticas y “A te” de Lorenzo Giovanotti.
Además, varias parejas de enamorados, micrófono en mano, explicaron sin ambages a la muchedumbre, que asistió al acto en un día que amaneció claro y soleado en contraste con las últimas lluvias, en qué circunstancias se conocieron y cómo nació su amor hasta llegar al compromiso de matrimonio.

Algunos consejos para el amor
En medio de un ambiente festivo cargado de Cupidos imaginarios entre miles de parejas sonrientes y enamoradas, el papa llegó a bordo de su papa móvil y ya en el estrado escuchó tres preguntas que le formularon tres parejas, y antes de responder, confesó sonriendo que las había recibido antes y, por tanto, se sabía la contestación

A una pareja de Gibraltar que habló en llanito, el papa le respondió que “el amor que funda una familia” tiene que ser “un amor para siempre” y capaz de vencer a la “cultura de lo provisional”, dijo.

Para el papa, “el amor verdadero no se impone con dureza y agresividad”, sino que surge y se conserva a través de valores como “la cortesía”.

El Santo padre Francisco comentó a los enamorados que “vivir juntos es un arte, un camino paciente, bonito y fascinante” que se sustenta en tres palabras, que en otras ocasiones ya ha mencionado ante las familias cristianas: “permiso, gracias y perdón”.
Y habló sobre el “perdón”.

“Generalmente cada uno de nosotros está preparado para acusar al otro y justificarse a sí mismo. Es un instinto que está en el origen de muchos desastres”.
Reconoció que no existe la familia perfecta, como tampoco existe el marido perfecto ni la mujer perfecta.


“Ni hablemos de la suegra perfecta”, añadió ante la carcajada general. “¡Eso es lo bonito!”

El papa Francisco continuó en tono jovial con una mención a las parejas de abuelitos que llegan a las audiencias, a las que, según comentó, en ocasiones pregunta cómo llevan la vida como casados.
“¿Aquí quién soporta a quién?, les digo. ‘El uno al otro’, me responden. ¡Eso es lo bonito!”, dijo cada vez más animado.

Además, el pontífice argentino pidió que el matrimonio de los futuros novios sea “sobrio y resalte aquello que es verdaderamente importante”, por mucho que para la mayoría el “vino” sea “lo más importante” de una fiesta, “como sucedió en las bodas de Caná”.

“Algunos están más preocupados del exterior, de las fotografías, de los trajes y vestidos y de las flores. Son cosas importantes en una fiesta, pero sólo si son capaces de indicar el verdadero motivo de vuestra alegría: la bendición del Señor sobre vuestro amor”, concluyó

Recomendó a todos los enamorados que se den las gracias el uno al otro.

“Es necesario saber decir gracias para continuar adelante juntos”, sostuvo.

Y finalizó sus recomendaciones para el amor con su remedio para conservar el amor y el matrimonio: “Pelear entre marido y mujer es habitual, pero por favor, recordad esto: Nunca terminéis el día sin hacer la paz”.